En 2001 durante la construcción de un estacionamiento subterráneo en Almería, los trabajadores se toparon con una serie de galerías que se encontraban en el olvido y que había servido décadas atrás como refugios de la Guerra Civil.

En 1937, en plena Guerra Civil, el arquitecto Guillermo Langle Rubio se propuso a construir con la ayuda del gobierno y de los habitantes de Almería los Refugios Subterráneos de la Guerra Civil: se proyectaron galerías a 9 metros de profundidad y con una longitud de 4.5 kilómetros que permitirían resguardar a 40,000 habitantes de la ciudad durante los constantes bombardeos que recibía la ciudad en la Guerra Civil Española.

refugio-de-almeria

Su diseño comenzó en 1936, sin embargo, transcurrieron 16 meses entre febrero de 1937 a 1938 para que se encontraran finalizados. Su ingreso poseía entradas públicas y privadas desde las casas de las personas más acaudalas de la ciudad, algunos de ellos durante los ataques colocaban una bandera negra que indicaba que existía un acceso para los refugios, dejando abiertas las puertas de su casa para permitir el ingreso.

Actualmente se ha rehabilitado cerca de 1 kilómetro que incluye un quirófano con instrumental de la época.

La Mano de Fátima en los túneles

Llama la atención que a lo largo de los túneles se pueden encontrar dibujos de la Mano de Fátima, si bien el tramo restaurado muestra pocas muestras de este símbolo, se cree que los 3 kilómetros restantes existe una gran cantidad de estas representaciones.

Mano de Fátima en una piedra

Se piensa que los refugiados en estos lugares utilizaban el símbolo de la Mano de Fátima para dar protección al lugar durante los bombardeos, con la creencia de que la mano de Dios representada con este símbolo ayudaría y protegería a los que se encontraban resguardándose durante los ataques. Así mismo se han encontrado en el recinto pulseras de la Mano Fátima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation